Las llamadas telefónicas en la venta

Como vendedores, el teléfono es un gran aliado para mostrar cercanía con nuestros clientes o para generar nuevos contactos. Constantemente estamos recibiendo o emitiendo llamadas, pero muchas veces, sobre todo cuándo somos nosotros quienes telefoneamos, nos cuesta captar la atención del receptor y que se muestre favorable a la conversación.

¿Cómo podemos mejorar esta situación? En este post os dejamos una serie de recomendaciones que os facilitarán el trabajo. ¡Tomar nota!

las llamadas telefonicas para las ventas

  1. Hay que tener muy claro que queremos conseguir con la llamada de teléfono, es decir, debemos definir muy bien el objetivo de la llamada. Las llamadas no siempre son para conseguir una venta, sino para despertar el interés de las personas para que nos den la posibilidad de concertar una cita o para que nos faciliten una manera de enviarles información de nuestros productos y/o servicios.
  2. Cuando estemos comenzando, puede ser muy útil grabar las llamadas de teléfono. Esto nos permitirá detectar fallos y mejorarlos de manera progresiva en la próxima llamada.
  3. Nuestro cerebro esta preparado para reaccionar de manera positiva al oír nuestro nombre. Si puedes, saluda a tu interlocutor con su nombre o intenta averiguarlo al principio. Úsalo de vez en cuando durante la llamada (pero no en exceso), en momentos clave y sobre todo en la despedida.
  4. Hacer una presentación breve, concisa y completa. Debemos saludar, diciendo nuestro nombre, el nombre de nuestra empresa, el motivo de la llamada y preguntar por la persona relacionada con el objeto de nuestra llamada. En todo momento hay que dar las gracias.
  5. Mostrémonos entusiastas y sonriamos siempre. Aunque no se nos vea físicamente, a través de la voz podemos conocer el estado anímico de las personas. Por eso, nuestra predisposición delante del teléfono es fundamental para alcanzar un resultado favorable.
  6. Si no conseguimos hablar con la persona adecuada, intentemos alcanzar objetivos parciales, como por ejemplo averiguar el nombre del interlocutor adecuado, horarios más propicios para llamar…
  7. Usemos un CRM adecuado. El tener la información adecuada en el momento de la llamada nos ayudará a conseguir los objetivos de manera mas sencilla. Anotemos todos los puntos tratados en la conversación, nos servirá para mejorar nuestras relaciones con los clientes.
  8. Ayúdate de historias de situaciones de clientes satisfechos para despertar el interés del interlocutor. La curiosidad es una de las herramientas más poderosas que debemos usar para lograr nuestros objetivos a la hora de llamar por teléfono. Mediante oraciones del tipo: “hemos seguido de cerca el crecimiento de su compañía, y tenemos algunas ideas complementarías de cómo puede mejorar sus beneficios…” “con algunas empresas del sector ubicadas en (otra zona geográfica) hemos desarrollado este tipo de actuaciones y han mejorado su rentabilidad un x%…”
  9. Plantea una cita con una fecha exacta. Si tienes la oportunidad de mantener una reunión, es mejor cerrar la fecha y la hora durante la misma llamada, evitando pérdidas de tiempo y molestias al cliente. Antes de colgar el teléfono, confirma la fecha, la hora y el lugar de la reunión para evitar confusiones.
  10. Como dice el refrán: “es de buen nacido ser agradecido”. Es muy importante agradecer la atención que estás recibiendo y el tiempo dedicado. Despídete con educación y cordialidad, dando las gracias a pesar de no haber logrado tu objetivo. Siempre debes dejar una buena impresión para optar a una segunda oportunidad.

Al final, la clave del éxito en las llamadas telefónicas está en la práctica. Los mejores vendedores son aquellos que dedican tiempo, disciplina y aprendizaje en mejorar sus capacidades y habilidades.

Así que ahora, manos al teléfono… ¡Y a llamar!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *