Segmentar, pero ¿hasta cuándo?

Antes de saber la respuesta de hasta cuándo se puede segmentar, necesitamos saber:

¿segmentar qué es?

Segmentar consiste en dividir el mercado en grupos más pequeños, diferentes unos de otros, para de esa forma utilizar estrategias diferentes para cada uno de los segmentos. Los pertenecientes a dichos segmentos tienen características comunes, siendo grupos homogéneos.

Ya que sabemos en qué consiste segmentar al mercado, os estaréis preguntando y

¿segmentar para qué?

Segmentar a los clientes te ayudará a conocer mejor a tu público objetivo, saber qué espera y qué necesita. Esto es esencial a la hora de elaborar tu estrategia de marketing y no invertir en algo sin antes conocer el mercado.
El fin último de la segmentación debe ser, vender más.

Ya que sabemos qué es y para qué sirve, empezamos a resolver la pregunta

¿hasta cuándo?

Para resolverla, vamos a utilizar el último y famoso caso de la marca Doritos, quien lanzó un snack específico para mujeres. La polémica vino porque aseguraban que este producto, no iba ni a manchar, ni hacer ruido y cabría en el bolso. Dieron a entender que los Doritos tradicionales, por lo tanto, eran para hombres, cuando en realidad, su público objetivo siempre había sido para ambos sexos. Este es un claro ejemplo de que segmentar tiene un límite. ¿Y cuál es?

Se para de segmentar, cuando nuestros actuales segmentos son rentables. Si Doritos obtenía rentabilidad con su segmento, ¿qué necesidad tenía de volver a segmentar? Seguramente quería abarcar mayor mercado, pero quisieron aprovechar un nicho de mercado, el de la mujer, que realmente ya estaban abarcando.

Pero este gran error, de no saber hasta cuándo segmentar, no sólo lo ha podido cometer Doritos. Otra empresa del sector de la alimentación, Donuts, misma compañía qué elabora el dulce de la Pantera Rosa, lanzó al mercado la fusión entre ambos pasteles, un donuts pantera rosa. ¿Será un error?, el tiempo y su rentabilidad nos lo dirá.

En su momento, ya habían segmentado y orientado sus productos a diferentes perfiles de clientes. Con el lanzamiento de su nuevo producto, han querido segmentar, agrupando a aquellas personas que vivieron en su infancia el dulce de Pantera Rosa. El error puede estar en que esas personas no tienen por qué ser consumidoras del donut o a pesar de ser consumidoras del donut, no querer un donut pantera rosa.

Aún así, parece que por ahora, el lanzamiento ha sido un éxito, pero como dijimos anteriormente, el tiempo dirá si este nuevo producto conseguirá la rentabilidad esperada.

donuts
http://donuts.es

Solo hay un caso concreto donde no parar de segmentar no es tan negativo y que a pesar de no ser rentable, es necesario acometer esa segmentación. Este caso sería, cuando a la empresa le hace falta segmentar para hacer frente a la competencia.

Esperamos que te haya servido de ayuda y ahora que ya sabes hasta cuándo segmentar no cometas este error en tu empresa.

Recuerda que debes segmentar para vender más y mejorar la rentabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *